928 090 555

Libre elección de abogado

LA ELECCIÓN DEL ABOGADO

Es aconsejable que pongas tu caso en manos de un abogado especializado en accidentes de tráfico, quien te asesorará sobre qué cantidad debes reclamar por los daños sufridos, la procedencia de iniciar o no acciones judiciales, así como todas aquellas cuestiones que puedan estar relacionadas con el supuesto concreto.

La mayor parte de las pólizas de automóviles incluyen un seguro de “Defensa Jurídica” que incluye “reclamación de daños a terceros”. Esta garantía, te permite elegir libremente un abogado para la defensa de tus derechos e intereses. La cuantía de dicha garantía variará en función de cada compañía y de cada póliza (6.000€, 3.000€, 600€, etc). Sin embargo, para hablar con propiedad sobre este tema, hay que tener en cuenta distintas situaciones:

  1. Si eres conductor culpable del accidente, la compañía aseguradora asumirá tu defensa y tendrás que aceptar el abogado que te asignen para defenderte, salvo que:
    1. Quien te esté reclamando sea también asegurado de tu misma compañía.
    2. Que exista algún posible conflicto de intereses con tu compañía de seguros.
  2. Si eres conductor no culpable del accidente, o pasajero de vehículo con conductor no culpable, es decir, si eres una víctima, normalmente podrás elegir libremente abogado para reclamar tus derechos frente al causante del accidente, con cargo al seguro de “Defensa Jurídica” del vehículo (es decir, la aseguradora pagará los gastos de tu abogado). No tienes obligación de aceptar el abogado que te proponga tu compañía de seguros. Sin embargo algunas entidades aseguradoras limitan la libre designación de letrado al conductor y/o tomador del seguro (hay que estudiar cada póliza para verificarlo).
  3. Si eres pasajero de un vehículo con conductor culpable, no podrás recurrir al seguro de “Defensa Jurídica” del automóvil causante del siniestro para reclamar contra el conductor. Tendrás que buscar abogado y pagar sus honorarios (normalmente se pactará un porcentaje de la indemnización que se obtenga).

En caso de que hayas sufrido un accidente como peatón, pasajero o ciclista, ten en cuenta que es posible que tengas una póliza de seguros multirriesgo de “hogar”, “accidentes”, “decesos” o similar que incluya seguro de defensa jurídica con garantía de “reclamación de daños a terceros”, que suele amparar este tipo de reclamaciones y también te permite la libre elección de abogado. Incluso algunas pólizas de automóvil cubren la “Defensa Jurídica” del tomador de la póliza (y en ocasiones de sus familiares directos) cuando éste haya sido víctima de un accidente como peatón, ciclista o pasajero de otro vehículo.

No obstante, conviene señalar que tras la reforma legal operada por la Ley 35/2015, es obligatoria la previa “RECLAMACIÓN EXTRAJUDICIAL (solicitud de oferta motivada del art.7 RDL 8/2004) antes de interponer la correspondiente reclamación judicial. La mayoría de los seguros de defensa jurídica excluye los honorarios del abogado de libre designación en los trámites extrajudiciales, con lo cual, en caso de que la reclamación se obtenga extrajudicialmente (sin haber interpuesto demanda) podrías tener que abonar los gastos de abogado con cargo a la indemnización obtenida.

En cuanto a la elección de un abogado independiente o del propuesto por la compañía aseguradora, te destacamos las ventajas e inconvenientes de optar por una u otra opción:

  • ELEGIR EL ABOGADO DESIGNADO POR LA COMPAÑÍA:

VENTAJAS

  • Los abogados que trabajan para las compañías de seguros, normalmente, son profesionales que gozan de gran experiencia, debido a que manejan diariamente un elevado número de reclamaciones.
  • Debido a su experiencia, profesionalidad y especialización, improvisan la defensa de tu caso de forma rápida y eficaz, en el poco tiempo de que disponen para estudiar cada asunto.
  • La compañía aseguradora asumirá íntegramente los costes de la defensa jurídica, sin que tengas que detraer parte del dinero de la indemnización para abonar sus honorarios.

INCONVENIENTES

  • Los letrados que trabajan para las compañías de seguros, sin perjuicio de su profesionalidad, no tienen los mismos estímulos que un abogado independiente, ya que sus honorarios se basan en una especie de “tarifa plana” que la compañía aseguradora les impone.
  • Debido al elevado número de asuntos que manejan diariamente, no podrán dar a tu caso un seguimiento tan personalizado como un abogado independiente. Normalmente quedarán contigo el día del juicio y prepararán tu defensa en la puerta del juzgado.
  • Para las compañías de seguros supone un coste mantener un expediente abierto, por lo que en ocasiones el abogado de la compañía sufre la presión de tener que finalizar la reclamación lo antes posible. En ocasiones ello conlleva que el abogado cierre acuerdos precipitados por cuantías indemnizatorias que, de haber luchado más, podrían haber sido mayores.
  • El cliente del abogado de la compañía de seguros es la propia Compañía de Seguros, no la víctima del accidente.

 

  • ELEGIR UN ABOGADO INDEPENDIENTE:

VENTAJAS

  • Los honorarios del abogado independiente van en función de la cantidad reclamada, con lo cual dedicará más tiempo y recursos a tu caso, a fin de obtener la máxima indemnización posible.
  • El cliente del abogado independiente es la víctima del accidente, no la compañía de seguros.
  • Para el abogado independiente es fundamental la calidad de su servicio y la plena satisfacción de su cliente, ya que de esta forma el cliente volverá a recurrir a los servicios del despacho y recomendará sus servicios a otras personas.

INCONVENIENTES

  • El abogado independiente establecerá sus honorarios en función de la cuantía de la indemnización (normalmente entre un 10% y un 25%). Si no tienes un seguro de “defensa jurídica” o si la cuantía que tienes contratada es insuficiente, cobrará el resto de sus honorarios con cargo a la indemnización que recibas. Normalmente esto sólo ocurrirá cuando la cuantía de la indemnización sea muy elevada y la cuantía que tienes contratada en la “defensa jurídica” sea muy baja o cuando la indemnización se obtenga mediante acuerdo extrajudicial (sin llegar a juicio).

 

ELEGIR UN DESPACHO “ESPECIALIZADO” EN ACCIDENTES DE TRÁFICO Y DERECHO DEL SEGURO.

-Las cuestiones jurídicas que se plantean como consecuencia de un accidente de tráfico requieren que el letrado que dirija el asunto tenga experiencia en todas las materias relacionadas con la reclamación del accidente. Tendrá que manejar la legislación penal (Ley de Enjuiciamiento Criminal, Código Penal,…); la legislación civil y mercantil en materia de seguros (la Ley de Contratos de Seguro, Ley de Ordenación de Seguros Privados, La Ley sobre Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a motor, Código Civil, Ley de Enjuiciamiento Civil,…); la legislación laboral y de la Seguridad Social (si el accidente es in itinere); legislación y procedimiento administrativo (en los casos que haya responsabilidad patrimonial de la Administración por deficiencias en el estado o mantenimiento de las carreteras, las retiradas de carné, alcoholemias,…); las Leyes de Consumidores y Usuarios, etc.

-Además, el abogado que defienda tus intereses se enfrentará a los abogados de las Compañías de Seguros, que están altamente especializados y gozan de amplia experiencia en materia de accidentes de tráfico. Por ello te recomendamos que escojas un despacho o abogado especializado en accidentes de tráfico.

-Cuando encomiendes tu reclamación, asegúrate de que lo estás haciendo con un abogado colegiado (llama o consulta la web del Colegio de abogados de tu zona y confírmalo). Si no estás satisfecho con la actuación de tu abogado, puedes reclamar. Los abogados están sometidos al régimen disciplinario de sus respectivos Colegios Profesionales y pueden ser sancionados por conductas contrarias al código deontológico de la abogacía.

Compartir