LA ELECCIÓN DEL ABOGADO

ABOGADO ESPECIALIZADO O ABOGADO GENERALISTA

Es aconsejable que pongas su caso en manos de un abogado especializado en accidentes de tráfico, quien le asesorará sobre la cantidad reclamable por los daños sufridos, la procedencia de iniciar o no acciones judiciales, así como todas aquellas cuestiones que puedan estar relacionadas con el supuesto concreto.

Las cuestiones jurídicas que se plantean como consecuencia de un accidente de tráfico requieren que el letrado que dirija el asunto tenga experiencia en todas las materias relacionadas con la reclamación del accidente. Tendrá que manejar la legislación penal (Ley de Enjuiciamiento Criminal, Código Penal,…); la legislación civil y mercantil en materia de seguros (la Ley de Contratos de Seguro, Ley de Ordenación de Seguros Privados, La Ley sobre Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a motor, Código Civil, Ley de Enjuiciamiento Civil,…); la legislación laboral y de la Seguridad Social (si el accidente es in itinere); legislación y procedimiento administrativo (en los casos que haya responsabilidad patrimonial de la Administración por deficiencias en el estado o mantenimiento de las carreteras, las retiradas de carné, alcoholemias,…); las leyes de Consumidores y Usuarios, etc.

Tras la modificación operada por la Ley 35/2015, de 22 de septiembre, de reforma del sistema para la valoración de daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación, aumentan considerablemente las indemnizaciones destinadas a las víctimas de accidentes de tráfico que han sufrido LESIONES MUY GRAVES y las destinadas a familiares de los FALLECIDOS. Sin embargo, también aumenta la complejidad en el cálculo de dichas indemnizaciones, de tal forma que se hace necesario recurrir a abogados “EXPERIMENTADOS” y “ESPECIALIZADOS” en la materia.

Ante esta nueva realidad ya no es buena opción recurrir al abogado generalista que lleva “de todo”. Se hace necesario recurrir a un abogado “independiente” (no vinculado a entidades aseguradoras), con experiencia, especializado y específicamente formado en la materia, pues se enfrentará a los abogados y tramitadores de las compañías de seguros que están altamente preparados y gozan de amplia experiencia en materia de accidentes de tráfico.

SEGURO DE DEFENSA JURÍDICA Y LIBRE ELECCIÓN DE ABOGADO

La mayor parte de las pólizas de automóviles incluyen un seguro de “defensa jurídica” que incluye la garantía de “reclamación de daños a terceros”. Esta garantía, le permite elegir libremente un abogado para la defensa de sus derechos e intereses. Una vez finalizada la reclamación, su aseguradora le reembolsará los honorarios de abogado con el límite y condiciones pactados en póliza. La cuantía de dicha garantía variará en función de cada compañía y de cada póliza (6000 €, 3000 €, 600 €, etc). Sin embargo, para hablar con propiedad sobre este tema, hay que tener en cuenta distintas situaciones:

Si usted es el conductor culpable del accidente, la compañía aseguradora asumirá su defensa y tendrá que aceptar el abogado que le asignen para defenderle, salvo que:

  • Quien le esté reclamando sea también asegurado de su misma compañía.
  • Que exista algún posible conflicto de intereses con su compañía de seguros.

Si usted es conductor no culpable del accidente o pasajero de un vehículo con conductor no culpable, es decir, si es una víctima, podrá elegir libremente abogado para reclamar sus derechos frente al causante del accidente con cargo al seguro de “Defensa Jurídica” del vehículo (es decir, la aseguradora pagará los gastos de su abogado con el límite pactado en póliza). No tiene obligación de aceptar el abogado que le proponga su compañía de seguros. Sin embargo, algunas entidades aseguradoras limitan la libre designación de letrado al conductor y/o tomador del seguro (hay que estudiar cada póliza para verificarlo).

Si usted es pasajero de un vehículo con conductor culpable, no podrá recurrir al seguro de «defensa jurídica» del automóvil causante del siniestro para reclamar contra el conductor. Tendrá que buscar abogado y pagar sus honorarios (normalmente se pactará un porcentaje de la indemnización que se obtenga).

En caso de que usted haya sufrido un accidente como peatón, pasajero o ciclista, tenga en cuenta que algunas pólizas multirriesgo de «hogar», «accidentes», «decesos» o similar pueden incluir un seguro de defensa jurídica con garantía de “reclamación de daños a terceros” que podría amparar este tipo de reclamaciones, y también le permitiría la libre elección de abogado. Incluso, algunas pólizas de automóvil cubren la «defensa jurídica» del tomador de la póliza (y en ocasiones de sus familiares directos) cuando éste haya sido víctima de un accidente como peatón, ciclista o pasajero de otro vehículo.

No obstante, conviene señalar que tras la reforma legal operada por la Ley 35/2015, es obligatoria la previa «RECLAMACIÓN EXTRAJUDICIAL» (solicitud de oferta motivada del artículo 7 RDL 8/2004) antes de interponer la correspondiente reclamación judicial. Algunos seguros de defensa jurídica excluyen los honorarios del abogado de libre designación en los trámites extrajudiciales, con lo cual, en caso de que la reclamación se obtenga extrajudicialmente (sin haber interpuesto demanda o denuncia) podría no recuperar los gastos de abogado.

ABOGADO INDEPENDIENTE O ABOGADO PROPUESTO POR SU ASEGURADORA

En cuanto a la elección de un abogado independiente o del propuesto por la compañía aseguradora, le destacamos las ventajas e inconvenientes de optar por una u otra opción:

ELEGIR EL ABOGADO DESIGNADO POR LA COMPAÑÍA:

VENTAJAS

  • Los abogados que trabajan para las compañías de seguros, normalmente, son profesionales que gozan de gran experiencia, debido a que manejan diariamente un elevado número de reclamaciones.
  • Debido a su experiencia, profesionalidad y especialización, improvisarán la defensa de su caso de forma rápida y eficaz, en el poco tiempo que disponen para estudiar cada asunto.
  • La compañía aseguradora asumirá íntegramente los costes de la defensa jurídica, sin que usted tenga que detraer parte del dinero de la indemnización para abonar sus honorarios.

INCONVENIENTES

  • Los abogados que trabajan para las compañías de seguros, sin perjuicio de su profesionalidad, no tienen los mismos estímulos que un abogado independiente, ya que sus honorarios se basan en una especie de «tarifa plana» que la compañía aseguradora les impone.
  • Debido al elevado número de asuntos que manejan diariamente, no podrán dar a su caso el seguimiento y dedicación que le proporcionaría un abogado independiente.
  • Para las compañías de seguros supone un coste mantener un expediente abierto, por lo que en ocasiones el abogado de la compañía sufre la presión de tener que finalizar la reclamación lo antes posible. En ocasiones ello conlleva que el abogado cierre acuerdos precipitados por cuantías indemnizatorias que, de haber luchado más, podrían haber sido mayores.
  • El cliente del abogado designado por la compañía de seguros no es usted, es la propia compañía de seguros, ya que esta seguirá proporcionando casos al abogado con independencia de que el cliente/lesionado haya quedado satisfecho con su actuación (debido a los reducidos honorarios que las aseguradoras pactan con sus abogados).

ELEGIR UN ABOGADO INDEPENDIENTE:

VENTAJAS

  • Los honorarios del abogado independiente van en función de la cantidad reclamada, con lo cual dedicará más tiempo y recursos a su caso a fin de obtener la máxima indemnización posible.
  • El cliente del abogado independiente es la víctima del accidente, no la compañía de seguros.
  • Para el abogado independiente es fundamental la calidad del servicio prestado y la plena satisfacción de su cliente, ya que de esta forma el cliente volverá a recurrir a los servicios del despacho y los recomendará a otras personas.

INCONVENIENTES

  • El abogado independiente establecerá sus honorarios en función de la indemnización obtenida (normalmente entre un 10% y un 25%). Si usted no tiene un seguro de “defensa jurídica” o si la suma asegurada que tiene contratada es insuficiente, no recuperará la totalidad de los honorarios abonados al abogado. Normalmente esto ocurrirá cuando la indemnización obtenida sea muy elevada y la suma asegurada que tenga contratada en su póliza sea muy baja. No obstante, en caso de reclamación judicial cabe la posibilidad de que la sentencia que se emita condene a la aseguradora contraria a las costas procesales (es decir, a abonar los gastos de abogado, procurador y perito utilizados en el procedimiento).

CÓMO ELEGIR EL MEJOR ABOGADO DE ACCIDENTES DE TRÁFICO

No es tarea fácil encontrar el mejor abogado de accidentes de tráfico cuando existen numerosos abogados que, sin ser especialistas, ofrecen sus servicios en esta materia. Le daré algunos sencillos consejos que le servirán para que pueda elegir entre los mejores abogados especializados de su ciudad:

Mi primera recomendación será que desconfíe de las páginas webs en las que no figuren identificados los abogados que integran el despacho y la ubicación del mismo. El artículo 21 del código deontológico de la abogacía española impone la obligación de comunicar en la página web del despacho el nombre del abogado, el colegio profesional al que pertenece y su número de colegiación. Por tanto, el primer paso a verificar será que el abogado o los abogados que integran el despacho estén perfectamente identificados en su web.

El abogado que gestione la reclamación de su accidente de tráfico tiene que ser ESPECIALISTA en “responsabilidad civil y seguros” pues se enfrentará a los abogados de las compañías de seguros, que están altamente especializados y gozan de amplia experiencia en materia de accidentes de tráfico. El código deontológico de la abogacía española obliga a los abogados que se publiciten como especialistas en una materia a estar en posesión de títulos académicos o profesionales, a la superación de cursos formativos de especialización o a una práctica profesional prolongada (artículo 6.4).

¿Cómo sabremos si un abogado está especializado en accidentes de tráfico?

  • Navegando por la web del abogado o del despacho usted se dará cuenta de si se dedica específicamente a esta materia (abogado especialista) o si lleva asuntos de todo tipo (abogado generalista). Pinche este enlace para ver nuestro ejemplo.
  • El abogado especializado suele pertenecer a una o varias asociaciones relacionadas con su especialidad (por ejemplo, a la Asociación Española de Abogados Especializados en Responsabilidad Civil y Seguros o a la Asociación Nacional de Abogados de Víctimas de Accidentes de Tráfico y Responsabilidad Civil). Pinche este enlace para ver nuestro ejemplo.
  • El abogado especializado suele tener múltiples diplomas y certificados por asistencia a cursos y congresos relacionados con su especialidad. Pinche este enlace para ver nuestro ejemplo.
  • El abogado especializado suele tener en su despacho revistas jurídicas relacionadas con su especialidad con el fin de actualizarse y estar al día en las últimas novedades legislativas y jurisprudenciales. Pinche este enlace para ver nuestro ejemplo.
  • El abogado especializado suele tener en su despacho libros relacionados con su especialidad, con independencia de que hoy día cobren mayor importancia las bases de datos jurídicas informatizadas. Pinche este enlace para ver nuestro ejemplo.

El abogado que defienda sus intereses debe tener EXPERIENCIA para poder enfrentarse a los abogados y tramitadores de siniestros de las compañías de seguros.

¿Cómo sabremos si un abogado tiene experiencia en accidentes de tráfico?

  • Navegando por la web del despacho obtendrá pistas sobre la antigüedad del abogado y el tiempo que lleva dedicándose a las reclamaciones derivadas de accidentes de tráfico. También la antigüedad de la web y de su dominio le darán una pista sobre el tiempo que lleva dedicado a la materia. Pinche este enlace para ver nuestro ejemplo.
  • La edad del abogado. Si el abogado es muy joven difícilmente tendrá años de experiencia en la reclamación de indemnizaciones derivadas de accidentes de tráfico o en cualquier otra materia. La foto que el abogado tenga en su página web dará una pista evidente.
  • El número de colegiado y la fecha de colegiación serán otra pista de la antigüedad del abogado. Podrá usted verificarlo accediendo al buscador de colegiados de la página web del correspondiente colegio de abogados o del Consejo General de la Abogacía Española. Pinche este enlace para ver nuestro ejemplo.
  • Fecha de los diplomas recibidos por asistencia a cursos y congresos (figura en los diplomas o certificados de asistencia). Pinche este enlace para ver nuestro ejemplo.
  • Fecha de las revistas especializadas a las que está suscrito. En muchas ocasiones el abogado las tiene a la vista en su despacho. Pinche este enlace para ver nuestro ejemplo.

Experiencia y formación son factores que deben ir unidos. De poco sirve la experiencia si no va unida a la formación, y de poco servirá una excelente formación si se carece de experiencia.

El mejor abogado de accidentes de tráfico debe tener buenas referencias. Como en todas las profesiones, unas buenas referencias son la primera piedra donde se construye la reputación del abogado. No le será difícil pedirle a un amigo o a un familiar que haya tenido un accidente que le cuente su experiencia con sus abogados. A partir de ahí puede usted sacar conclusiones y elegir. También son de gran ayuda los foros de Internet, las redes sociales o las reseñas de clientes en Google Maps.

El mejor abogado de accidentes de tráfico no tiene por qué ser el más caro, pero desde luego nunca será el más barato. La especialización y la experiencia son importantes cualidades profesionales que influyen en los honorarios del abogado.

COMPROMISOS ABOGASEGUR – ABOGADO JESÚS L. ALCAIDE

Personalmente, tras casi 20 años de experiencia y formación en materia de seguros y 12 años ejerciendo como abogado especializado en accidentes de circulación, ofrezco a mis clientes otra serie de compromisos y garantías que han hecho que mi despacho se haya posicionado en pocos años como uno de los más representativos de la provincia de Las Palmas (Gran Canaria, Lanzarote y Fuerteventura):

 

  • Independencia. No trabajo para ninguna compañía de seguros. Mi actividad se centra en la defensa de las víctimas frente a las entidades aseguradoras.
  • Compromiso de gestionar de forma personal los asuntos encomendados. A diferencia de otros despachos o abogados de renombre, no delego los asuntos que mis clientes me encomiendan en administrativos, compañeros, pasantes, becarios o alumnos en prácticas. Ello implica que sólo pueda llevar un reducido número de casos, seleccionando aquellos en los que considere que mi ayuda es más necesaria para las víctimas.
  • Responsabilidad y transparencia. En esta web no encontrará “caras sin nombre” ni “nombres sin cara”: mi nombre, mi foto, mi número de colegiado y la dirección del despacho se repiten reiteradamente en las páginas de esta web. Las condiciones del encargo y los honorarios de abogado quedarán reflejados en un contrato (hoja de encargo) que el cliente podrá llevarse a casa para estudiarlo previamente, y recibirá una copia en el momento de la firma. Después de haber firmado, dispondrá de un periodo de reflexión de 10 días para revisar y anular el contrato sin compromiso alguno si así lo decidiese.
  • Seguro de responsabilidad civil profesional que garantiza que ante cualquier incidencia involuntaria que frustre la reclamación (por ejemplo, un fallo informático, enfermedad o accidente del abogado, etc.) la víctima no quede desamparada y sea resarcida. Junto a la “hoja de encargo” se adjuntará documento acreditativo de la vigencia del seguro, en cumplimiento de la política de transparencia del despacho y de las normas deontológicas de la abogacía española (artículo 21).

Solicítenos una cita.

Podremos asesorarle sobre su situación particular. Experiencia, especialización, responsabilidad y transparencia son los principales baluartes de nuestra actuación.

error: Content is protected !!